Lo leído es filmado, lo filmado es leído: Macbeth hecha corto


Prof. Agustín Barovero

Secundario Básico / 3º año, puede ser adaptable a 4º o 5º
Asignatura: Prácticas del Lenguaje / Literatura
Edad promedio de las/os estudiantes: 14/15 años
Escuela/s en las que se llevó a cabo la experiencia: Colegio Frida Kahlo


Contenidos del diseño curricular
Leer y compartir la lectura de obras variadas.
Comentar y discutir con otres sobre sus interpretaciones.
Proponer a través de la escritura sus propias miradas e interpretaciones sobre lo leído.
Relacionar los textos leídos con otros lenguajes artísticos.

Inserción en el cronograma anual
Prácticas del Lenguaje de 3er año: Eje de Literatura. Ubicado sobre la totalidad del 3er trimestre hasta su finalización.

Objetivos
Producir un corto audiovisual a partir del trabajo sobre una obra teatral.

Palabras Clave
Literatura - Lenguaje audiovisual - Guión - Teatro isabelino - Producción cinematográfica.

Breve explicación y fundamento de la propuesta
Dentro de los contenidos de PLG propuestos para 3er año, el que ha resultado más estimulante para les estudiantes en mi experiencia ha sido el de vincular las obras literarias con otras disciplinas artísticas. Sea porque significaba traer un grabador, un proyector o algún elemento disruptivo e inesperado al salón, porque obligaba a salir de la escuela… o simplemente porque todas esas actividades implicaban otra cosa, distinta a lo mismo de siempre: leer, escribir, escuchar, hablar. En una dinámica escolar que siempre involucró esos planos, salir de lo cardinal y ponerse a cantar, tocar, bailar, reírse o simplemente caminar despertó cambios ya desde el nivel físico, que repercutían en la manera de mirar y pensar en “la hora de Lengua” (o si recordaban el nombre preciso de la materia, Prácticas del Lenguaje). Aunque fuera para terminar escuchando, hablando, leyendo y escribiendo, estas actividades se desarrollaban con otros bríos, otra proyección, otro impulso.

Sobre la premisa heredera del romanticismo de que no hay arte sin pasión, esta propuesta propone invertir el álgebra y, desde un enfoque artesanal, movilizar afectos y pasiones a partir de una creación colectiva. En grupo, leeremos Macbeth de William Shakespeare. A medida que avance el texto exploraremos dinámicas distintas: lecturas por una sola voz, lecturas teatralizadas de a muches lectores, cambios de lector para un mismo personaje, entre otras. En cada final de acto se sintetizará lo ocurrido brevemente para iniciar el siguiente y conforme se desarrollen los temas de la obra (la ambición, las profecías, la locura, el remordimiento, la deshumanización del personaje) se irán comentando y analizando cómo se arma el entramado de engaños y traiciones. Las capacidades lectoras desarrolladas en años anteriores pondrán en juego en función de una primera lectura comprensiva y una segunda lectura “destructiva”: cómo desmembrar un texto hasta reducirlo a su mínimo componente para que el núcleo de la historia se pueda transmitir.

Para esto se toma la idea de conflicto como oposición básica y su estructuración como “planteo, nudo y desenlace” (Sánchez-Escalonilla, 2001. p. 94). A partir de esos núcleos conflictivos que estructuran la trama, se recuperarán las escenas donde la historia avanza y se elaborará un guion con el texto original (Peña Rodríguez, 2016. p. 56). En cada una de las decisiones tomadas por les estudiantes, en función de un objetivo nuevo, se ponen en juego sus capacidades y conocimientos como consumidores y productores culturales. El siguiente paso implica saltar de la palabra escrita al lenguaje visual, donde cada escena cobrará materialidad a partir de los espacios y actores elegides: en función de esos dos factores (y otros subsidiarios de la dirección como el vestuario, utilería, escenografía, maquillaje, iluminación, encuadre, etc.) se organiza el plan de rodaje.

La omnipresencia del lenguaje audiovisual en redes y pantallas conforma un caudal de información que puede resignificarse con el desafío de producir: si han visto películas o series con recreaciones de la época isabelina o victoriana, la pregnancia de la imagen hace de fácil identificación un código de vestuario o un registro de habla. De ese modo, pensar una transposición a otro código (habla urbana, vestuario de les adolescentes de 2019) pone una serie de operaciones en y con el texto en función de otra cosa: quien habla, finalmente, es mi compañere actuando a través del producto de todes. Y habla Shakespeare, o Macbeth, o la leyenda escocesa, o el canon occidental, con todes.

En este sentido podemos hablar de un enfoque artesanal: la labor en cada fase del proceso es desarrollada por grupos armados por afinidad a cada tarea en el equipo de producción, y cada decisión impacta en el producto final. La proyección del material le confiere carácter de evento social, donde el trabajo de todes tiene una llegada masiva, simultánea y de gran dimensión; la pantalla de proyección vista por todes al mismo tiempo, congregades por el trabajo del grupo, los aplausos, las devoluciones, el reconocimiento.

En tanto el Diseño Curricular propone “formar alumnos como ciudadanos sujetos de las prácticas sociales del lenguaje, entendiendo que el aprendizaje de la lengua tiene sentido en la medida en que esté incluido en el proceso de apropiación de esas prácticas”, el proyecto buscará que les estudiantes se apropien de prácticas sociales en las que intervienen la oralidad, la lectura y la escritura, extendiéndolas a otras prácticas propias de otras disciplinas. Las prácticas del lenguaje ponen en juego acciones comunicativas, “donde hacer (es decir, actuar en intercambios comunicativos orales y escritos) presupone un saber hacer, un poder hacer con y sobre el lenguaje” (Bracchi, 2008: 380). Es desde este enfoque que se buscará un hacer con el lenguaje para interactuar con la literatura y las disciplinas ligadas a lo audiovisual, desde la oralidad y la escritura, desde lo individual y lo grupal, de lo áulico a lo público.

El proyecto apunta a situarse en el vértice, en esa unión de placer/goce y enseñanza que señala Analía Gerbaudo, necesaria en clases que “se juegan por la densidad del arte y (donde) sus docentes confían en la comunidad construida.” (Gerbaudo, 2011: 379). Comunidad de lectura, comunidad de reescritura, comunidad de producción. Rescatando las premisas de Grafein, las consignas de escritura - reescritura constituyen “algo de valla y algo de trampolín, algo de punto de partida y algo de llegada” (Alvarado, 2003: 3): acotar esa escritura o producción a un objetivo puntual constituye un límite que también es liberador. En tanto las opciones se anulan, más claro puede ser el camino hacia dónde ir. El objetivo es claro para todes, y así las opciones no viables se discuten y descartan pensando en la meta final. Como sujetos inmersos en una cultura, son poseedores de una competencia audiovisual, de una inteligencia nativa labrada por horas de Netflix, YouTube, Instagram et. al. Favorecer la construcción de subjetividades activas y críticas en diálogo con esas redes implicará “pensar alternativas a la escritura tradicional, […] abrir puertas a diferentes estilos cognitivos y estéticos, a diferentes oportunidades expresivas” (Kap, 2016: 121). Internet, la omnipotencia de la explosión celular, la ubicuidad del WIFI, los dispositivos táctiles con video Full HD y el 4G pueden pensarse como grandes distractores de la posibilidad de leer y desconectarse del mundo; ineludibles, hay que incorporarlos y aprovecharlos para estimular el desarrollo de une sujeto social “a la vez productor y creador de conocimiento y con la libertad de encontrar un estilo propio, fundando comunidades de aprendizaje colaborativo” (Kap, 2016: 122). El proyecto tratará de tomar estas líneas de tensión para reconvertirlas en herramientas y dispositivos que vehiculicen la lectura crítica, la comunicación y la interacción en comunidad, lejos de la alienación individualista hacia la que parece seducirnos la pendiente económico-tecnológica.


La narración de la secuencia
0. Leemos el texto completo en el marco de la clase. Para esto se pueden proponer distintas dinámicas: une lectores por escena, que lea para todes; varies lectores, asignado une a cada personaje más otre que lea acotaciones y paratextos; lectura domiciliaria y dramatización improvisada de lo que ocurre en cada escena, entre otras posibilidades. El énfasis estará puesto en que el texto sea leído y atravesado grupalmente en el aula.

Tiempo estimado: cinco clases de 2 hs. cada una.

1. Una vez leído el texto, hacemos la reescritura del texto en escenas, expresadas como oraciones simples ligadas a la acción. Primero, en oraciones que resuman toda la obra (Ej: Macbeth quiere tomar el poder, lo logra, pero termina muerto porque no entiende bien las profecías”). Después, con cada acto (Acto I: “Macbeth se encuentra con las brujas, teme en matar a Duncan pero su mujer le infunde coraje”). Después con cada escena (“Las brujas dicen a Macbeth que será rey”; “Lady Macbeth recibe a Duncan”; “Malcom invade el castillo”). Se reduce poco a poco a un formato mínimo, un “Shakespeare twitteable”. Se puede trabajar como desprendimiento el desafío de twittear Macbeth entera… Shakespeagram. #WillyATR y etc., que puede reconectar cierto plano del humor con los núcleos más potentes del drama.

Tiempo estimado: dos clases de 2hs.

2. De esas microsecuencias de acción, haremos un trabajo de selección de parlamentos que permitan abordar el núcleo de lo que sucede entre los personajes sin redundar ni expandir en información que se considere innecesaria. Esta fase se puede hacer dividiendo el grupo en cinco subgrupos (uno por cada acto) o bien trabajando colectivamente la selección con aportes de todos en el pizarrón. Primero, a la síntesis de cada acto asociaremos (armando una estructura arbórea) las síntesis de las escenas que hacen al planteo, desarrollo y desenlace (siguiendo a Sánchez Escalonilla) de dicho acto. En una segunda instancia haremos un trabajo de selección de diálogos en función del conflicto que estructura cada una; cada acto será asignado a un grupo y el rol de le docente será supervisar el trabajo de todos, alternando entre cada equipo. Una vez finalizado el armado de las escenas, haremos una lectura del texto resultante. Como actividad complementaria se puede proponer el cambio de registro de los diálogos a un castellano rioplatense con variables de edad, extracción social y grados formalidad.

Tiempo estimado: dos a tres clases de 2hs.

Como variante de esto, se puede pensar en la supresión de escenas, personajes o segmentos del arco argumental. Algunos ejemplos de versiones alternativas: una versión fragmentaria donde toda la trama se narre en cinco planos sin diálogo, uno por cada acto, sólo con acciones; una versión con elipsis y síntesis del desarrollo, con una primera escena introductoria, estableciendo los personajes y las circunstancias, un montaje de fotos que cuente el acto II, III e IV con una voz en off, y una escena final que cuente el desenlace; una reescritura dejando sólo cuatro personajes (Duncan, Malcom, Macbeth y Lady Macbeth), donde el asesinato de Duncan es vengado por su hijo y la obra entera se cuenta en un plano secuencia… entre otras posibilidades.
La elisión, síntesis, reescritura o condensación permitiría un trabajo más acotado en los tiempos de preproducción y rodaje.

3. Les estudiantes se dividen en grupos de acuerdo a los roles necesarios: actores, producción, arte, dirección y técnica. Le docente hace la coordinación de las áreas, explicitando en una reunión inicial a qué se aboca cada equipo y qué roles cumple cada departamento: se hará un esquema en el pizarrón indicando cada área, función, integrantes, vinculación con otras áreas, responsabilidades y tareas. Quienes actúen, estudiarán y ensayarán; quienes se aboquen a producción, coordinarán y colaborarán con los equipos de dirección (qué dirá, cómo, con qué planos y dónde se grabará cada escena), arte (que definirá y buscará vestuario, maquillaje, utilería y escenografía) y técnica (que conseguirá y cuidará equipos de grabación, utilería pesada, logística e iluminación). El equipo de producción también hará el plan de rodaje, detallando qué escena se grabará cada día y qué equipos y personas estarán implicadas. Jerárquicamente, la dirección hace una propuesta estética (qué grabar) de la que dependen los actores, el arte y la técnica, y la producción un plan ejecutivo sobre esa propuesta (cómo, cuándo y dónde grabarla). Le docente monitoreará la labor de los grupos a fin de que se cumpla la función esperada y no se superpongan decisiones y responsabilidades.
En lo que hace a la dirección, se facilitará un material didáctico sobre guion técnico y storyboard (Benítez, A, Rodríguez Ortega, V y Utray, F.: Guion técnico y planificación de la realización con ejemplos para que complementen la elaboración: la tarea principal será armar la narración de cada escena en planos que saquen como fotos con sus teléfonos celulares (o bien, con bocetos a lápiz en un cuaderno). En función de ese storyboard el equipo de arte trabajará la imagen para la adaptación a la época y estética que quieran, acondicionando los espacios y definiendo vestuario: para cada personaje se hará una planilla donde se describa su vestuario y maquillaje en cada escena en que aparezca. El equipo técnico estará a cargo de los equipos (de cámara, sonido e iluminación) para llevar adelante cada plano de ese storyboard. Les actores, con el apoyo de la dirección, ensayarán las escenas de acuerdo al planteo de cámara (dónde y cómo se verá lo que se actúa). La producción supervisará los plazos, la logística y búsqueda de insumos, así como la coordinación entre cada equipo de trabajo: hará un plan de rodaje, donde se especificará las escenas a grabar en cada día y qué se requerirá en términos técnicos, artísticos y actorales (del que dependerán las otras áreas).

Tiempo estimado: cinco clases de 2 hs.

4. Una vez concluida la tarea de preproducción (ensayo de escenas, elaboración de storyboard de cada plano en cada escena, búsqueda y prueba de vestuario y maquillaje, logística de elementos técnicos necesarios, etc.) realizaremos el rodaje de acuerdo al plan trazado por el equipo de producción.

Tiempo estimado: sujeto a la adaptación del guion.

5. El material, una vez grabado, es editado por quienes estén interesades o por le docente. La fase de postproducción depende también de los elementos técnicos disponibles. Si se cuenta con una computadora en la escuela con capacidad de memoria y velocidad para editar, se puede organizar una jornada de visionado, elección de tomas y montaje provisorio. Si se contara, por ejemplo, con teléfonos que soporten programas de edición, cada estudiante podrá realizar su propio montaje y presentarlo como boceto ante el resto.

Tiempo estimado: variable, de acuerdo a la duración de lo grabado; se estima un mínimo de una semana.

6. Organizamos una función privada con directives y otres docentes del curso como pre-estreno, donde grupalmente evaluamos el proceso, los logros y los aspectos en que se podría haber trabajado más, así como recibimos observaciones y críticas constructivas de parte de quienes no formaron parte del proyecto.

Tiempo estimado: dos clases de 2hs.

7. Organizamos una función pública, abierta a la comunidad educativa, donde otres estudiantes, familias y docentes participan como público espectador.

Elementos Técnicos Mínimos

- Teléfonos celulares con capacidad para grabar y editar video.

Elementos Técnicos Idóneos

Equipo de cámara
- Cámara de video o cámara de fotos con grabación de video; lentes de focal múltiple o diversos lentes de focal fija; trípode con cabezal móvil; tarjeta(s) de memoria.

Equipo de sonido
- Micrófono(s) unidireccional(es); caña para micrófono; grabador de sonido; alargues; paraviento.

Equipo de producción/asistencia de dirección
- Claqueta, fibrón, borrador; planilla, soporte rígido para planillas, pizarra; cinta bifaz, cinta de papel; pc, impresora, hojas A4.

Equipo técnico
- Luminarias tipo fresnel, par, cuarzo o reflector (mínimo 3); planchas de cartón; tijeras; cinta de papel, cinta de embalaje, cinta aisladora; planchas de Telgopor o de superficie blanca rígida (refactaria); alargues, adaptadores; guantes aislantes de temperatura.

Evaluación de la Actividad
Al tratarse de una actividad donde se desborda el marco áulico y, presumiblemente, no se ampara en antecedentes de otras materias, es esperable que les estudiantes resuelvan con pericia, destreza y conocimientos variables los objetivos propuestos. Los indicadores de éxito o fracaso de la propuesta serán el entusiasmo y la participación en las actividades, la capacidad de adaptación y los intentos de llevar adelante las tareas de cada segmento y los avances en cada fase en función con los desafíos planteados. Precisamente, se trata de enlazar prácticas conocidas como la lectura y la escritura con zonas más alejadas pero potencialmente afines, como la ilustración, la fotografía, la escenoplástica, etc.: en virtud de esto, se podrá dar más peso a la evaluación del guion resultante de las primeras fases en tanto producto, y se podrá evaluar el proceso (los avances, las responsabilidades asumidas, los incidentes y las dificultades que pudieron ser superadas, etc.). Lejos de evaluar el corto como producto por su calidad cinematográfica, el logro estará constituido por el pasaje por cada una de las etapas y las actividades propias de cada una.

El resultado esperable será la producción de materiales de trabajo propios de cada instancia: el esquema argumental de la obra, con la estructura arbórea de todas las escenas y su importancia en el desarrollo de la acción; el guion adaptado a la reescritura; el storyboard, la planilla de cada personaje y el plan de rodaje elaborado por cada área; finalmente, el producto final: el corto realizado.

Este proyecto, adaptado a plazos de un mes, fue desarrollado en el Instituto Frida Kahlo de Mar del Plata, en un 3er año, desde el 5 de noviembre al 5 de diciembre de 2018. Les estudiantes participaron de todas las instancias exceptuando la de reescritura: se trabajó con escenas preseleccionadas y resumidas por el docente a fin de llegar a rodar el producto antes de finalizar las clases. Así mismo, el storyboard era elaborado como boceto, que se daba al equipo de cámara. Fue de gran utilidad el uso de un grupo de Whatsapp para coordinar entre el equipo de producción y el docente, que supervisaba y organizaba las escenas a grabar, mientras que les estudiantes se encargaban de conseguir materiales, equipos, estudiar textos y armar el espacio. Cabe destacar que dicha experiencia se hizo en un grupo reducido de 22 estudiantes, en el que más de un 50% contaba con un proyecto de inclusión pedagógica, por lo que ciertas cuestiones ligadas a la planificación y organización no se podían realizar por el tiempo acotado y el desafío que habría supuesto en esa circunstancia (fin de año) ese tipo de responsabilidades. Les estudiantes más habituados a la coordinación de grupos y más afines a las tareas múltiples eran el equipo de producción que coordinaba las áreas técnicas, actorales y artísticas. En este caso, muchas de las decisiones que habría tomado el equipo de dirección (dónde y cómo grabar, dirigir actores, decidir por una escena o por otra) fueron tomadas por la dirección de cámara, por el equipo de producción o por el docente. El material se estrenó en el acto de cierre de año frente a toda la comunidad educativa. Formó parte del ciclo “24hs de Cine Argentino” del 34° Festival Internacional de Cine de Mar del Plata, el 11 de Noviembre de 2019. En el plano local, se programó en la 1ª Semana del Cine Marplatense organizada por la Secretaría de Cultura de Gral. Pueyrredón. Fue seleccionada, hasta la fecha, para la sección competitiva en tres festivales de cine internacionales, como parte de la selección oficial: First-Time Filmmaker Sessions (Pinewood Studios, UK), Music Shorts Film Festival y LGBTQ Short Films Festival (de Audience Awards). La difusión del cortometraje fue cubierta por medios digitales, gráficos y televisivos locales
.



 


Bibliografía

Alvarado, M. (2003), La resolución de problemas. En: Propuesta Educativa. Nº 26. Buenos Aires, Novedades Educativas. Julio
Benítez, A., Rodríguez Ortega, V y Utray, F Guion técnico y planificación de la realización. Material de Cátedra. Universidad Carlos III de Madrid.
Disponible en https://e-archivo.uc3m.es/bitstream/handle/10016/16373/guion_tecnico_2013.pdf
Bombini, G. (2007). Reinventar la enseñanza de la lengua y la literatura. Buenos Aires, Libros del Zorzal.
Bracchi, Claudia, (coord.). (2008). Diseño curricular para la educación secundaria 3º año. La Plata: Dir. General de Cultura y Educación de la Provincia de Buenos Aires, 2008.
Broide, Martín, Maidana, Javier y Siro, Yana: “Lengua, Literatura y TIC en Secundaria. Escenas, voces, ideas, preguntas” en Catalejos.
Revista sobre lectura, formación de lectores y literatura para niños. Vol. 2; Nº 3, diciembre de 2016.
Chambers, A. (2007). Resaltar. En: Dime. Los niños, la lectura y la conversación. México: FCE.
Cuesta, C. (2011). Enseñanza de la lengua. Gramática y diversidad lingüística. En Lengua y literatura: disciplina escolar. Hacia una metodología circunstanciada de la enseñanza. Tesis de Doctorado. UNLP. 217-239. Disponible en https://e-archivo.uc3m.es/bitstream/handle/10016/16373/guion_tecnico_2013.pdf
Dalmaroni, M. (2011). La crítica universitaria y el sujeto secundario. Panfleto sobre un modo de intervención subalterno. En El toldo de Astier. Año 2. Número 2. [Consulta: 2014, Febrero, 19]. Disponible en: http://www.eltoldodeastier.fahce.unlp.edu.ar/numeros/numero-2/m-dalmaroni-nro-2.pdf
Gerbaudo, A. (2011). La clase de lengua y de literatura como envío. En La lengua y la literatura en la escuela secundaria. Rosario: Homo Sapiens, 159-184.
Finocchio, A. M. (2009). Conquistar la escritura. Saberes y prácticas escolares. Buenos Aires: Paidós.
Kap, Miriam: “La tecnología entre los pliegues de la palabra” en Catalejos. Revista sobre lectura, formación de lectores y literatura para niños. Vol. 2; No. 3, diciembre de 2016.
Labeur, P. (2010). No es soplar y hacer botellas. En Labeur, P. (coord.) Otras travesías. Cuaderno de bitácora para docentes. Buenos Aires: El Hacedor, 25-47.
Peña Rodríguez, Daniel C.: Diseño de guiones para audiovisual: ficción y documental. México: Editorial Hugo A. Espinoza Rubio. 2016.
Privat J. M. (2001). Socio-lógicas de la lectura. En Lulú Coquette, Revista de didáctica de la lengua y la literatura. Año 1, nº 1, septiembre, 47-63.
Sánchez-Escalonilla, Antonio: Del guion a la pantalla. Lenguaje visual para guionistas y directores de cine. Barcelona: Ed. Ariel. 2016.
Sánchez-Escalonilla, Antonio: Estrategias del guion cinematográfico. El proceso de creación de una historia Barcelona: Planeta. 2014.
Siro, A. et al (2014) Lengua, literatura y TIC. Orientaciones para la enseñanza. Buenos Aires: Anses.